Chrome Os

¿Qué es Chrome OS?, pues hasta no hace mucho era simplemente un sistema operativo basado en el kernel de Linux que no soportaba apps para Linux, y cuya interfaz es básicamente una versión del navegador de Google con algunos extra, por lo que las aplicaciones web eran su fuerte, y hasta hace poco, su todo.

Sin embargo, lento pero seguro, Chrome OS ha ido evolucionando. Hace un par de años que soporta la ejecución de aplicaciones para Android, y el soporte para aplicaciones nativas de Linux está en camino, la versión Canary ya hasta deja instalar paquetes DEB. Y ahora, parece que también tendrá su propio ‘Boot Camp’, con soporte para arranque dual-boot con Windows 10. Entonces, ¿en qué se ha convertido Chrome OS?

Siete años y 0.5% de cuota de mercado después

Pixelbook Chrome Os

Chrome OS no es precisamente un sistema nuevo, ya tiene más de 7 años entre nosotros, años que no le han bastado para hacerse un hueco demasiado significativo en el mercado, uno que al menos según StatCounter representa solo un 0.5% de cuota en todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de ser un sistema para un nicho, al menos en Estados Unidos , Chrome OS es más usado que la mayoría de distros Linux tradicionales, gracias en gran parte a lo bien que les ha ido a las Chromebooks en las aulas.

Las Chromebooks no son ni de lejos un fracaso, pero tampoco son un gran éxito. Los dispositivos que apostaron inicialmente por ser muy baratos, han dejado esa idea bastante atrás y ahora Google y sus socios venden dispositivos a precio de ordenador de gama alta por miles de euros, y la mayoría de la gente suele coincidir en que se trata de un muy buen hardware que se queda corto por ese sistema que es básicamente solo Google Chrome.

Un ecosistema que gira alededor de otros sistemas

Chrome Os

Y ese es el problema con Chrome OS, se queda corto. Para consumir contenido, navegar la web y hacer alguna que otra cosa productiva puede ser suficiente, pero a la hora de operaciones más complejas, simplemente no nos alcanza con webapps y un navegador que siempre debe estar online.

Windows, Linux y macOS son herramientas simplemente superiores. Incluso Android a pesar de ser un sistema operativo para móviles, ofrece un ecosistema muchísimo más rico, y Google lo sabe y por eso trajo las apps de Android a Chrome OS. Ese fue el primer paso.

En la evolución de Chrome el segundo paso es traer las apps de Linux, ya es hora de aprovechar el kernel. Y el tercer paso parece ser ofrecerle la opción al usuario de tener Windows 10 como una sesión más para cuando quiera hacer cosas que Chrome OS no le deja hacer.

Los principales avances en Chrome OS de los últimos años están representados por pegar un pedazo de otro sistema en él

Básicamente toda la evolución de Chrome OS la podemos resumir en integrar funciones de otros sistemas, literalmente. No copiando las características o funciones de otros sistemas, sino básicamente pegándolas para armar un sistema mutante que cada vez se parece menos a lo que era inicialmente.

Esto no quiere decir que Chrome OS sea un mal sistema operativo, estos cambios de hecho prometen hacerlo mejor, pero ¿qué sentido tiene usar un ordenador con Chrome OS que pega una función de Linux por aquí, una de Android por allá y medio Windows 10 por el centro?

¿No es más sencillo comprar un ordenador con Windows 10 y ya?, si te provoca le añades una distro Linux, y para estar usando apps Android en una ventanita, mejor ya tienes tu móvil. La evolución de Chrome OS es positiva, pero no tiene mucho sentido porque no ofrece nada nuevo, nada único, ni nada que no se pueda hacer mejor en otros sistemas.

Imagen de portada | Xataka
En Genbeta | Por qué Linux triunfa en todo menos en el escritorio

También te recomendamos


Los 7 mitos (derribados) de jugar en un portátil


Chrome OS ya permite la instalación de paquetes Debian


Por qué Linux triunfa en todo menos en el escritorio


La noticia

Mientras más avanza Chrome OS, más pierde su identidad

fue publicada originalmente en

Genbeta

por
Gabriela González

.

Powered by WPeMatico

Aquí puedes comentar sobre este artículo

comentarios

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola